845 millones de Euros no es suficiente

La UE acaba de lanzar una iniciativa panafricana (2014-2020) con 845 millones de Euros, para ayudar a que los países de África puedan responder de forma integrada a las dificultades de migración y movilidad que hoy existen.

Esta no puede ser la única respuesta para resolver los problemas de inmigración entre África y Europa. ¡Tenemos que seguir trabajando para conseguir una política europea común sobre inmigración!

Anuncios

Recogida de material sanitario para Gaza

Queremos animarte a colaborar con el MPDL en la recogida de material sanitario para enviar a Gaza. No es tema europeo, lo sabemos, pero es urgente y necesario.

Los últimos ataques de Israel sobre la franja de Gaza han dejado miles de heridos que necesitan asistencia urgente. Los hospitales, dañados por las bombas, tienen las reservas de medicamentos bajo mínimos. Es necesario que nos movilicemos para enviar ayuda.

Desde PES Madrid queremos animar a todos los activistas, militantes y amigos a que aportéis medicamentos para un envío de material sanitario a Gaza el próximo día 13 de agosto. El envío lo llevará a cabo el MPDL desde su sede en El Pozo, de Madrid. Como ONG internacional nos garantizan que el material que les hagamos llegar durante estos días lo filtran y lo empaquetan convenientemente. Así el envío es eficaz y llega con todas las garantías.

Puedes llevar material a la C/ Martos, 15. De 9.00 a 15.00 (Renfe: El Pozo). Hasta el próximo miércoles 13 de agosto, incluido.

– Listado de productos necesarios:
Betadine
Clorhexidina
Gasas
Vendas
Esparadrapo de tela y de papel
Esparadrapo grande
Ibuprofeno
Paracetamol
Guantes de látex talla M
Suero fisiológico
Apósitos de diferentes medidas estilo mepore
Nolotil
Seda de sutura
Clorhetilo (anestesia local fría en spray)
Muletas o bastones

También puedes colaborar haciendo un ingreso en la cuenta:
IBAN ES41 0049 0001 50 2610019984

Más información en:
voluntariado@mpdl.org
91 429 76 44 (ext. 138)

¡Mil gracias!
Un abrazo activistil

 

Europa, en el dialogo internacional de los DDHH

Tristemente en una campaña política debemos asumir los errores que como europeos hemos ido cometiendo en la construcción de nuestra comunidad donde reservar nuestros derechos. El problema principal, es haber entendido que las barreras que permiten la libre circulación gracias al acuerdo de Schengen son las que debemos garantizar como límites a los derechos humanos que exigimos para nosotros mismos.

Si bien Europa no puede hacerse cargo con su maltrecha economía bipolar de hacer que otras más allá de su fronteras se cumplan con los Derechos Humanos, su forma de actuar, eurocéntrica, si ha provocado que no tengamos una exigencia máxima con aquellos que nos rodea o con aquellos con los que tenemos contacto entre civlilizaciones, no dando siempre el mejor ejemplo, con nuestro propio comportamiento.

En análisis sobre como hemos llegado hasta aquí (qué componen nuestros valores y qué influencias hemos tenido de otros pueblos) no siempre debemos basarnos en ser el centro único de las innovaciones sociales. Como bien describe Eric Wolf en su libro “Europa y los pueblos sin historia” gran parte de lo que somos, ha sido gracias al proceso de globalización que empezó hace siglos gracias a los encuentros entre culturas.

Así pues, si nuestra influencia en el mundo económica ha llevado a otros lugares a tener la actual situación inestable que tienen (gracias o por desgracia a los problemas que ocasionó el colonialismo) es hora de devolver a ese mundo en el que llevamos siglos en contacto, con nuestra mejor bandera, los Derechos Humanos. A partir de los años 80 Europa, a través de su puerto a América, España, consiguió influir en las democracias latinoamericanas (con altibajos) de una manera muy distinta a la influencia que tenía por ejemplo Estados Unidos. En el otro Eje, la caída del muro de Berlín y la incorporación de antiguos países  o la nueva política de fronteras, ha conseguido que también nuestra democracia influya en la convergencia de la “otra Europa”

El problema viene con los nuevos retos internacionales (nuevos porque nadie los ha solucionado todavía, porque llevan latentes décadas) a los que Europa no se atreve a plantear soluciones. Si bien hay problemas que tienen que ver con el crecimiento de la desigualdad en el mundo (la pobreza en África, las grandes migraciones, los refugiados de guerra etc) existen otros problemas económicos y de carácter postmaterialista (ver autores como Arjun Appadurai “La Modernidad desbordada”) a los que nos enfrentamos con la crisis, los mercados internacionales, los conflictos energéticos, los cambios sociales globales, etc. Europa debe ser al menos una voz cualificada, y de momento vamos perdiendo ese protagonismo. Los emergentes (o ya emergidos, los BRIC)  ya no responden a nuestras antiguas alianzas, de los países MIST o MINT, no parece que no necesitarán de nosotros para su desarrollo y otras alianzas comerciales como Mercosur o ALBA ya tienen sus propios mercados internos suficientes para subsistir.

¿Qué nos diferencia? ¿Qué podemos aportar al resto del mundo haciendo que seamos competitivos social y económicamente?  Sin duda, una lucha en pro de los derechos humanos y estado de bienestar siendo ejemplos de una región donde se respeten y fomenten.  La triste noticia de lo sucedido en Ceuta, da una imagen lamentable de España en el extranjero y por extensión de Europa. No debemos olvidar que los pueblos de Europa también han tenido que migrar por situaciones distintas y como la acogida en otros países hizo que superásemos la situación.

Si desde Bruselas deben sancionar a España por lo sucedido, si hay que promover de manera global la ayuda al desarrollo en nuestras fronteras, si debemos de tener más relaciones comerciales con los países que vayan mostrándose a favor de los DDHH y siendo fuertes en la crítica a conflictos armados donde no se respeten, son los temas que me gustaría poner en el debate de la campaña Europea frente a la derecha, de la que ya sabemos sus respuestas. Otros temas, como los impuestos internacionales a las transacciones financieras, pueden ser la respuesta a la financiación de todos los primeros problemas.

Vienen años de cambios mundiales muy severos y Europa debe estar dispuesta a protagonizarlos,  de manera efectiva, ética, social y a poder ser, desde una postura socialdemócrata. Ese debe ser nuestro modelo.

[– Suscríbete a nuestra lista de correo, haz clic aquí –]

angel martinez martinezÁngel Martínez Martínez
1981 Sanlúcar de Barrameda. Ingeniero Organización Industrial. Trabajo en el Control de Costes de proyectos petroquímicos desde 2005. En política, me gusta proponer y compartir iniciativas colectivas. Interesado en la socialdemocracia Europea.



Este artículo es responsabilidad y opinión de su autor. Los comentarios de las personas visitantes son responsabilidad de las mismas.

La primera maleta para Bruselas

El pasado sábado 22 de marzo nos reunimos por primera vez Activistas del PES (Party of European Socialist) de toda España en un marco incomparable, la Sede principal del PSOE en la Calle Ferraz (Madrid).

Ha sido un encuentro muy importante para todos, en el que hemos podido poner en común ideas, debatir sobre mejoras en las estrategias de campaña y contagiarnos del entusiasmo común sobre esta nueva etapa que esperamos comience en Europa tras las elecciones del 25 de Mayo.

Al hablar con algunos compañeros recordé la primera vez que yo entré en contacto con la política europea. Fue hace un par de años en un evento organizado por el S&D (Group of the Progresive Alliance of Socialist and Democrats in the European Parliament) en el Parlamento Europeo.

Cuando hice la maleta para volar a Bruselas, no sabía que aquella experiencia iba a suponer un antes y un después en mi vida.

En tan solo 48h me vi sumergida en un mundo en el que se debatía y argumentaba sobre qué motivos habían desencadenado el caos tan monumental que en ese momento convulsionaba no sólo Europa, si no gran parte del Mundo. En la misma mesa portugueses, austríacos, italianos, holandeses, polacos, alemanes, españoles… hablábamos desde nuestras particulares experiencias y puntos de vista, sobre temas comunes que unen estos países tan aparentemente distintos pero inevitablemente unidos.

Volví a Madrid extasiada, alucinada, flipada. ¡Hay tantas cosas que se pueden hacer y que están al alcance de mi mano! Mi siguiente paso fue conocer a activistas del PES madrileños. Curiosamente me puso en contacto con ellos un compañero portugués (porque si hablamos sobre Europa, siempre estás influido por personas de otras nacionalidades). Gracias a ellos empecé a conocer cómo funciona el partido y cómo podía aportar mi granito de arena.

No puedo decir que haya sido fácil, ni que todo sean alegrías y buenos momentos, porque entonces mentiría. Ser activista es complicado. Todos somos adultos con obligaciones laborales (porque no olvidemos que en la mayoría de los casos nuestros trabajos y por ende nuestros sueldos, son independientes de la política), obligaciones familiares y con amigos fuera de este mundo. Si eres un activista activo tienes que sacar tiempo de donde no lo hay para organizar actividades con tu citygroup, asistir a eventos, enviar mails, tomar cafés, debatir en red, twittear y whatsappear. Organizar tus días libres y vacaciones para poder colaborar en la campaña electoral de compañeros de otros países, para asistir un jueves al training de París o un viernes a la inauguración del CityGroup de alguna ciudad de España. Equilibrar tu economía para sufragar los gastos de esos viajes… Es decir, repartes tu tiempo y tu sueldo de otra manera, quitando de aquí y de allá, para dedicarlo en ese otro apartado de tu vida en el que se ha convertido el activismo europeo.

Sin embargo es un mundo adictivo, en el que una vez que entras sospecho que no puedes salir. Inviertes tiempo, energía, dolores de cabeza y dinero, pero conoces personas estupendas con ganas de trabajar y hacer las cosas bien. Personas que aunque todo a su alrededor se esté derrumbando siguen teniendo ganas de seguir adelante. Personas a las que aunque nos cierren puertas y los planes A se vengan abajo, buscamos planes B, C y D si es necesario. Personas que te abren las puertas de sus casas y con los que terminas formando una pequeña pero gran familia.

Y es que los activistas europeos somos así. No somos unos “chavales” que no tenemos otra cosa mejor que hacer o que nos lo tomemos todo a “guasa”. En esta familia nos damos la mano personas con perfiles muy distintos pero con una idea básica común: nos necesitamos unos a otros para poder mejorar la situación política europea y nacional.

2014 es el año de las Elecciones Europeas que van a cambiarlo todo. Martin Schulz será el Presidente que ayudará a conseguirlo y yo soy una de las activistas que está trabajando para que todo ello ocurra. ¿Y tú?

[– Suscríbete a nuestra lista de correo, haz clic aquí –]

Lara SánchezLara Sánchez
Madrileña de nacimiento, con el corazón dividido entre Andalucía y el resto de Europa. De mente inquieta y curiosa, me gusta escuchar a todos y tomar mis propias decisiones. La ciencia forma parte de mi estilo de vida, aunque mi vida es mucho más que ciencia.



Este artículo es responsabilidad y opinión de su autor. Los comentarios de las personas visitantes son responsabilidad de las mismas.

¿Ésta es la Europa que queremos?

Llevo días rondando la pregunta de si ésta es la Europa que queremos… ¡y desde luego, no lo es! Estos últimos días -que bien podemos decir, semanas y meses y hasta años- esta Europa que conocemos, que tiene un pasado histórico tan particular, parece negarse a recordar lo que ha sido, lo que ha vivido y todo lo que eso significa, no solo en su historia, sino en la de su entorno, ese entorno cercano y también el lejano.

Ésta Europa, que fue cuna de grandes transformaciones, de grandes reivindicaciones que, en muchos casos, llegaron a trascender sus fronteras geográficas, parece empeñada en seguir su marcha atrás, desconociendo así todo lo que esto significa y desgraciadamente también para ese entorno con el que se relaciona.

Cada día nos sorprenden noticias cargadas de altas dosis de xenofobia, misoginia, homofobia, intolerancia, de discursos llenos de una insana palabrería escenificada desde el odio y desde una clara falta de humanidad, olvidando así que fue en éstas tierras donde (y desafortunadamente por previos hechos) se habló de los Derechos de los Humanos y las Humanas, donde se puso en claro la necesidad de generar normas y políticas -que una vez más trascendieran las fronteras- que pararan este desangre de la humanidad, en cuerpo y conciencia.

Ahora bien, ¿realmente queremos una Europa que cierre sus fronteras y en la que se hable de la muerte de 15 personas como “sucesos aislados e irrelevantes” y que además nadie asuma la responsabilidad por ello?

¿Queremos una Europa que sigue generando convenios ‘comerciales’ transfronterizos, en los cuales no asume ninguna responsabilidad por lo que éstos convenios ocasionen en los países con los cuales se negocia, con consecuencias en muchas ocasiones indescriptibles desde la sensatez humana, mermando así las posibilidades de vivir con dignidad y una mínima calidad de vida para su ciudadanía y se ocasione así este tan criminalizado fenómeno migratorio?

¿Preferimos ésta Europa donde los derechos de las mujeres, esos que hemos tardado años y muchas luchas en conseguir que sean reconocidos, se ven vilipendiados y recortados por la imposición de grupos y personas que prefieren (y nos imponen) vivir en un modelo patriarcal, que legisla sobre la vida y las decisiones de las mujeres, desconociendo que ello sigue retrasando el avance a una sociedad más ecuánime, justa e igualitaria y donde nuestras vidas se ponen en riesgo por la posibilidad de tener que acceder a abortos inseguros o porque la violencia contra nosotras no se detenga de manera contundente?

¿Sirve de algo una Europa que parece ciega, sorda y muda cuando miles de personas son asesinadas en Siria en una guerra, que estratégicamente controlada, parece solo importar cuando hay intereses económicos que nos atañen? …y esto solo por hablar del asunto sirio, por que si seguimos, el listado es largo y mucho.

¿Deseamos vivir en una Europa donde lo que prime sea el ‘dios dinero’ y los mandatos de quienes engordan sus bolsillos a costa de las personas, además de imponernos sus políticas dogmáticas, inhumanas, llenas de fanatismos y de grandes privilegios para algunxs? ¿Donde el consumismo irresponsable sea el mandato diario, da igual que tengas o no que llevarte a la boca? ¿Donde el individualismo gana territorio de una manera avasalladora por sobre la solidaridad y la fraternidad?

Se suele decir que ante estas situaciones, poco podemos hacer y nada más alejado de la realidad; y justo ahora cuando se acercan las elecciones europeas, esas que se solían menospreciar por que erróneamente se entendían como tan lejanas o como el medio para legitimar esa Europa que hoy se transforma a pasos agigantados; pero que al parecer la ciudadanía esta entendiendo como algo que nos implica, sí, porque es allí donde se están tomando las decisiones que nos afectan o benefician.

No descubro nada nuevo cuando digo que la derecha más retrograda y recalcitrante se esta adentrando y sin caretas en esos órganos de decisión de las políticas europeas y solo participando de manera activa podremos ponerles freno; esto se trata de asumir que sí importa participar, que no es solo cada cierto tiempo votando, sino involucrándonos en procesos de participación democrática y de transformación de nuestras sociedades. Recuperando la inteligencia colectiva, esa que en algún momento nos permitió poner freno a ciertos desmanes, que se quieren volver a desatar hoy y utilizando la memoria histórica como herramienta para no repetir los errores del pasado.

Tenemos dos opciones: o seguir viendo y sufriendo como público espectador cómo Europa se sube en un tren de vuelta al pasado o cambiar el panorama asumiendo nuestro papel como ciudadanas y ciudadanos que queremos una Europa justa, igualitaria, respetuosa y solidaria con su entorno y con los Derechos de las Humanas y los Humanos. 

[– Suscríbete a nuestra lista de correo, haz clic aquí –]

 

isa-mastro-pes-madridIsabel Mastrodoménico Lizarazo
Ciudadana del mundo, libre y de buenas costumbres y con los “lentes violetas” de la igualdad puestos en cada uno de los espacios en los que participo, defendiendo la importancia de la participación ciudadana de manera igualitaria en las transformaciones sociales. http://isamastro.com/



Este artículo es responsabilidad y opinión de su autora. Los comentarios de las personas visitantes son responsabilidad de las mismas.

Actividades de la semana del 17 al 23 febrero de 2014

El 20 de febrero en Madrid

Con Enrique Guerrero

El próximo jueves 20, a las 19.30 h en el Hotel Vincci, Calle Cedaceros, 4, de Madrid. La asociación ASINYCO presenta la charla-coloquio: “Lo que nos jugamos en estas elecciones europeas: retos y riesgos” en la que participará Enrique Guerrero Salom

21 y 22 en Fuengirola

Nuevo CG Costa del Sol

El viernes 21 de febrero a las 17.30 en el Hotel Confortel de Fuengirola (Málaga) se inaugura el PES City Group Costa del Sol con la participación de Ramón Jáuregui, entre otros. El programa completo podrás consultarlo en nuestra página de Facebook y dentro de poco en nuestra web de activistas de Madrid: madridpes.wordpress.com

El sábado 22 continúa el evento con sesión de training de Knock the Vote (haciendo músculo).

Los activistas de Costa del Sol ofrecen 30 plazas de alojamiento gratuito en casas de militantes y activistas: 10 personas en Fuengirola, 10 en Marbella y 10 en Torremolinos. Suena aburridísimo…

Por favor, envía tu solicitud de asistencia y alojamiento a este email: pesactivistas@gmail.com
o un mail a tu City Group correspondiente, el de Madrid es: madrid.pescitygroup@gmail.com

22 de febrero en Segovia

Nuevo CG en Segovia

El nuevo City Group de Segovia se presenta a las 12.00 h del día 22 de febrero en el Ayuntamiento de La Granja de San Ildefonso (Segovia).

A esta inauguración asiste Ramón Jáuregui (como en Fuengirola) y presenta y modera el alcalde de La Granja, José Luis Vázquez.

Reclamemos nuestra ciudadanía Europea

Cada vez que como ciudadanos y ciudadanas sufrimos que sucede en nuestro entorno por las consecuencias de la crisis, por las injusticias sociales que vivimos, es una oportunidad perdida que tienen las instituciones de gobierno europeas, de darnos soluciones que como ciudadanos merecemos y que a través de los gobiernos locales, no son capaces de aportarnos.

Hemos decidido compartir un espacio con otros 500 millones de ciudadanos, cediendo parte de nuestra soberanía, pero necesitamos que ese espacio y esa cesión nos reporte beneficios colectivos e individuales tangibles para seguir creyendo en el proyecto.

Los partidos nacionales, deben olvidar durante unos meses que el foco del debate esté en los territorios que cada uno ocupan, si no en los problemas comunes de los ciudadanos europeos a los que intentarán convencer para que el voto vaya a uno u otro eje idelógico. Los ciudadanos se merecen que la política crezca, se olvide de los debates provincianos y que en definitiva, que piensen en ellos, como primer objetivo de la política.

Es tiempo para la socialdemocracia esta que construimos entre todos los activistas y ciudadanos comprometidos, de cambiar políticas generales de lucha contra la crisis, haciendo que se capilaricen hacia políticas de aplicación cercana a quien sufre la desigualdad que fomenta el sistema liberal y más aún en la crisis. Hay que llevar el plan de ayuda para los Jóvenes, la garantía aprobada en la Comisión,  a empleos reales para los jóvenes y ayudas a su formación. No hablo de por ejemplo las  5.000 becas que está ofreciendo el Banco Santander para jóvenes (poca cosa comparada con los ingresos que tienen,  como bien criticó Martin Schulz en su reciente visita a Madrid). Hablo de una verdadera inversión Europea que genere cambios substanciales en las cifras de desempleo juvenil. Eso hará que España, por ejemplo, vuelva a tener confianza en su futuro.

Como ciudadanos debemos reclamar que nuestros derechos como europeos se cumplan, que los grandes rescates a los bancos, se traduzcan a economía productiva que puedan hacer que empresas y administraciones cumplan con su cometido, dar por un lado empleo y por el otro servicios públicos, sin que ninguna crisis vuelva a recortar ninguno de los dos. Debemos reclamar libertades, que Europa sea el espacio donde una ley del Aborto como la que propone Gallardón no pueda llegar a buen puerto. Pero también que nuestros amigos griegos salgan adelante o que en Francia, no se siga desarrollando la extrema derecha y la xenofobia. Y debemos exigir igualdad, para que no haya diferencias entre unos y otros ciudadanos según su origen. Todos somos la  ciudadanía europea.

Quedan 100 días y los socialdemócratas estamos dispuestos a cambiar el paradigma político, pensando en común como una familia europea. Ahora necesitamos que estas propuestas se conviertan en votos, convenciendo, llegando a cada casa con las propuestas y siendo más comunicativos, más didácticos como activistas, más cercanos. Y más participativos como partido europeo. Hagamos que la democracia inunde nuestras prácticas.

Europa está aquí mismo, llamemos a su puerta #knockthevote

[– Suscríbete a nuestra lista de correo, haz clic aquí –]

 

angel martinez martinezÁngel Martínez Martínez
1981 Sanlúcar de Barrameda. Ingeniero Organización Industrial. Trabajo en el Control de Costes de proyectos petroquímicos desde 2005. En política, me gusta proponer y compartir iniciativas colectivas. Interesado en la socialdemocracia Europea.



Este artículo es responsabilidad y opinión de su autor. Los comentarios de las personas visitantes son responsabilidad de las mismas.

Primero tomamos París

Nos fuimos a París en un caballito gris

En diciembre algun@s compañer@s estuvieron en París en las jornadas de formación para el Knock the Vote. Fueron días intensos y productivos, como suelen ser los eventos de activistas del PES (pues claro…).
  • El storify de las jornadas, con FOTOS: aquí
  • Más vídeos e imágenes: aquí

¡Campaña!

Organizarse es bueno

Ya sabes que el 25 de mayo votamos un nuevo Parlamento Europeo. Así que todas las actividades que estamos realizando, desde el pasado diciembre y hasta finales de mayo, serán por y para la campaña.

Si ya eres activista y quieres formar parte de la campaña (¡sí, por favor!) escribe a madrid.pescitygroup@gmail.com contando cual es tu especialidad y si tienes alguna idea que te gustaría llevar a cabo. La primera reunión de campaña es inminente.

PES Election Congress en Roma

¿Te vienes a Roma?

Los días 28 de febrero y 1 de marzo se celebra en Roma el congreso que elegirá al candidato común para la Comisión Europea y donde se adoptará el PES Manifesto. Sí, este es importante.Aquí está el Manifesto de 2009 (en español).

Para que el Manifesto de 2013 tenga algo tuyo ponte en marcha y lo envías con tus datos al email de activistas del PES Madrid, ¿sí? ¡Gracias!

Si quieres participar en el congreso de Roma debería haberte llegado la convocatoria al mismo tiempo que a todo el mundo (siempre que seas militante y activista).

Para asistir como participante en el PES Election Congress de Roma puedes solicitarlo aquí antes del 13 de enero (y que entres en la lista, hay varios criterios y todos bastante razonables): http://www.pes.eu/en/civicrm/event/info?reset=1&id=67

Y recuerda que si aún no eres activista (increíble) te puedes registrar aquí: http://pes.eu/en/user/register/activist